Linfedema


Tratamiento quirúrgico del Linfedema

Servicio de Cirugía Plástica y Reparadora

¿Qué es el Linfedema?

El linfedema es un tipo de edema producido por la obstrucción de los canales linfáticos del organismo. En los países occidentales, su causa más frecuente está asociada a un efecto secundario del tratamiento quirúrgico y radioterápico de tumores. En los casos más graves, puede desembocar en un proceso crónico y progresivo que concluye con la invalidez del paciente.

¿Podemos prevenirlo?

La primera línea de tratamiento de Linfedema es la prevención activa que se desarrolla en dos vías. La primera es la presoterapia, a través de mangas y medias que aplican presión a los miembros afectados (brazos o piernas). Si bien estas son efectivas en la contención de Linfedema, no todos los pacientes las toleran bien, pues son incómodas en su uso diario, especialmente en verano, y limitan la capacidad de movimiento.

La segunda váia es la fisioterapia a través de masajes de drenaje linfático. En este caso, es un tratamiento eficaz durante el tiempo que se realiza, pero si se interrumpe, el Linfedema tiende a recuperar su situación original.

Ha llegado el momento de confiar en la cirugía

En los últimos años, los avances de la cirugía han posibilitado nuevos métodos de intervención de Linfedema. Atendiendo al estudio personalizado de cada paciente, se le recomienda un tipo de cirugía:

 

  • Anastomosis Linfático Venular: Especialmente indicada para pacientes con un Linfedema controlado, sin cambios tróficos en la piel y que presentan mejoría antes masajes, medias o reposo.
¿Cómo es la intervención?

Se realiza un by-pass linfático venoso en la propia extremidad afectada, de forma que la linfa retorna al torrente venoso en esta extremidad, en vez de hacerlo a través del conducto torácico. Las incisiones son de 1cm de longitud y 0.5cm de profundidad, con suturas más finas que un cabello, por lo que la cicatriz llega a ser inapreciable.

¿Qué aporta el estudio preoperatorio?

Una Linfografía con verde de Indocianina y el Photo Dynamic Eye (PDE) identifica los vasos linfáticos superficiales y el patrón de drenaje linfático de la extremidad. Gracias a esta información, se puede realizar la anastomosis en el punto más adecuado.

¿Como se recupera el paciente?

La cirugía no es dolorosa y la recuperación es sencilla. Normalmente, la intervención se realiza en modo ambulatorio o con una noche de ingreso. Tras un par de semanas el paciente retorna progresivamente a su actividad cotidiana.

  • Transferencia Ganglionar: Se reserva para los casos más avanzados, crónicos, en los que existe una fibrosis en la extremidad y donde los masajes o el reposo ya no son efectivos.
¿Cómo es la intervención?

Esta técnica quirúrgica transplanta ganglios linfáticos desde la axila o zona inguinal a la extremidad afectada y los dota de irrigación arterial, venosa y linfática. De esta forma se genera una vía alternativa de drenaje linfático en un miembro cuyo sistema está muy dañado. Para llevarlo a cabo, se practica una sutura en la zona donde se implantan los ganglios y otra en la zona de donde se extraen.

¿Qué aporta el estudio preoperatorio?

Una Linfografía con verde de Indocianina y el Photo Dynamic Eye (PDE) permite valorar la situación de los vasos linfáticos y su funcionalidad.

¿Como se recupera el paciente?

La intervención requiere dos o tres días de ingreso. Tras un par de semanas de reposo se pueden retomar las actividades cotidianas progresivamente.